Inicio >>

Alfabetización sobre aplicaciones móviles en bibliotecas

Leemos en el blog Comunicación Cultural una referencia al artículo "Mobile information literacy: Let’s use an app for that!" de Stefanie Havelka y Alevtina Verbovetskaya  publicado en la revista College & Research Libraries News sobre la gestión de aplicaciones móviles y la necesidad de alfabetizar a los usuarios en este terreno, sobre todo en bibliotecas escolares, universitarias y cada vez más en las bibliotecas públicas.

Porque, como se indica en el artículo, ¿quién no ha tenido alguna vez en el mostrador de referencia, alguna vez a un usuario que revisando su móvil pregunta: "¿Tiene usted este libro?" O, en alguna clase y hasta en algún  concierto ha tenido que pedir que se apaguen los móviles? Parece que nuestros estudiantes y cada vez más el conjunto de la población no pueden vivir sin sus teléfonos inteligentes y, ¿quién puede culparlos? La mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado a tener la información disponible en nuestras manos. Hay cientos de miles de aplicaciones disponibles que permiten a los usuarios hacer todo, desde revisar una lista de restauranteshasta la consulta de Wikipedia en un entorno móvil. En este entorno es el momento de aplicar "la adicción" a los teléfonos inteligentes y lenseñar ALFIN en un entorno móvil.

Por tanto, igual que sucede con las páginas web y la información, es necesario distinguir qué aplicaciones son mejores, cuáles están mejor implementadas y, también, cómo encontrarlas, porque no siempre las más votadas o recomendadas son las más adecuadas en cada caso. Es importante comenzar ya con estos procesos formativos y no caer en algunos errores de confianza en los que se ha incurrido en ocasiones con Internet. Hay que saber filtrar la información y conocer -por qué no-, las diferencias de usabilidad entre un ordenador y un soporte de tecnología táctil, cada vez más presente.

Este es el objetivo en la propuesta de estos bibliotecarios del Lehman College (Nueva York): la alfabetización de los estudiantes para que puedan decidir por sí mismos cómo gestionar el acceso a la información mediante aplicaciones móviles. Enseñarles desde el acceso hasta tener un criterio propio para evaluar y decidir cuáles usar y cuáles descartar.

Identificar las mejores aplicaciones, proponer aplicaciones o sitios web que no existen según criterios propios, hacer listas de recursos móviles -junto a su difusión- y estar permanentemente al día con las novedades y cambios, son algunas de las propuestas de los responsables de la biblioteca de este centro educativo.

Una iniciativa que debería extenderse a cualquier ámbito docente y formativo.